Enero 2020

Causas de ausentismo en las obras y cómo evitarlo.

El ausentismo en las obras se enmarca en un fenómeno social y laboral que representa altos costos para las empresas e impacta negativamente en el cumplimiento de los proyectos, por eso es necesario desarrollar e implementar estrategias que ayuden a disminuir su frecuencia. Aquí algunas recomendaciones.

Prevención de ausentismo laboral en obras

La presencia de los oficiales de obra es fundamental para el desarrollo normal de cualquier proyecto, puesto que ejecutan gran parte de las actividades operativas, por eso, si faltan de manera recurrente pueden afectar el cumplimiento del cronograma, generar pérdida de materiales y en general, perjudicar el rendimiento y la calidad.

Antes de detallar cuáles son las causas por las que este tipo de trabajadores se ausentan y de presentar algunas recomendaciones para disminuir y prevenir esta situación en el sector de la construcción, es importante definir qué es el absentismo o ausentismo laboral.

De acuerdo con Johnny Javier Orejuela, jefe del Departamento de Psicología en la Universidad Eafit, la conducta o disposición del trabajador de ausentarse con justa causa o no de manera insistente “es la tendencia de evitar estar en el puesto de trabajo por alguna razón, que no siempre es consciente, clara o explícita, pero que puede manifestar algún nivel de insatisfacción con el trabajo porque su experiencia quizás no está siendo del todo agradable, no le representa bienestar o calidad de vida laboral y por eso, busca la manera de faltar”.

Principales causas y consecuencias de ausentismo en las obras

Las causas de ausentismo laboral, en general, suelen estar asociadas a varios aspectos, por ejemplo, puede darse por una mala organización del trabajo que muchas veces se manifiesta en una sobrecarga para algunos trabajadores o en el subempleo de otros, es decir, asignarles tareas muy básicas a quienes están capacitados para desarrollar otras más complejas.

Así mismo, una mala relación con los compañeros, una relación inapropiada o demasiado tensionante con el jefe o la falta de retribución o reconocimiento justo son causas frecuentes de ausentismo y como explica Orejuela, “pueden ser determinantes para experimentar mucho malestar e insatisfacción en el trabajo, así como causar estrés crónico. Son motivos para querer ausentarse”.

En cuanto a las causas y consecuencias que fomentan el ausentismo en las obras de construcción, Mario Gómez, ingeniero civil y director general de Antares Ingeniería Sostenible, identifica las siguientes:

  1. Nivel socioeconómico: muchas veces, debido a las condiciones económicas limitadas o adversas, los oficiales de obra pueden tener un nivel de formación diferente y de alguna forma, no dimensionan la responsabilidad que asumen cuando firman un contrato laboral y por esto, les puede ser indiferente faltar a la obra.
  1. Social: puede darse cuando en la zona o barrio en el que viven es habitual una situación de violencia e inseguridad que les dificulta o impide salir de sus casas para ir a trabajar.
  1. Cultural: en algunos casos ocurre que el trabajo está en un segundo plano, por eso pueden tener problemas con el alcohol o con el consumo de sustancias psicoactivas.
  1. Familiar: sucede cuando hay inconvenientes familiares que de alguna manera afectan el correcto desempeño del oficial, por ejemplo, puede tener una citación legal y para evitar que se conozca esto en el trabajo, prefiere faltar sin notificarle a su superior.
  1. Mala administración del dinero: gastarse el salario rápidamente muchas veces ocasiona que no tenga para pagarse los pasajes de ida y regreso del trabajo.
  1. Clima laboral: cuando en las obras hay un ambiente desfavorable en el que es común que los superiores traten mal a los oficiales o los obliguen a trabajar sin descanso y a hacer actividades que, en teoría, no les corresponde, o si hay entre los mismos compañeros malos tratos, sabotajes o conflictos.

Sumado a estos, hay otros factores objetivos y subjetivos: los primeros están asociados a la organización del trabajo y a las condiciones ofrecidas a los trabajadores, y los segundos, se refieren al hecho de que el trabajador no se siente a gusto con las funciones que tiene a su cargo o con el ambiente laboral.

Para disminuir o evitar el ausentismo en las obras, Orejuela recomienda estudiar y entender muy bien el porqué de la conducta y con esto, planear una adecuada intervención que permita reducir este factor de riesgo psicosocial en el ámbito de la construcción.

¿Cuáles son las consecuencias de la ausencia recurrente de un oficial de obra?

En la industria de la construcción o en cualquier otra, los principales efectos que trae el absentismo laboral, según Orejuela, son la pérdida de eficacia organizacional y de productividad, pues es claro que la falta constante de una persona afecta el rendimiento y la calidad en general de un proyecto.

La parte económica también se ve afectada. En el caso de las obras, por ejemplo, sucede que cuando el oficial se ausenta y no hay otro trabajador que lo reemplace en sus labores, la obra se retrasa e impacta directamente en el pago parcial que debe hacer el cliente y, por otro lado, los materiales se empiezan a acumular más tiempo del debido atrasando la llegada de otros o generando desperdicios.

Otra consecuencia es el desgaste administrativo porque la ausencia frecuente de un oficial puede significar su despido, entonces se debe contratar a otro y hacer los trámites para afiliarlo a la EPS y ARL correspondiente. Además, la curva de aprendizaje de cada persona es diferente y al nuevo oficial le puede tomar tiempo acoplarse y asumir las funciones o corregir los errores del anterior.

Ausentismo Laboral en Obras

Recomendaciones para disminuir o evitar el ausentismo en las obras

Si una persona está satisfecha con la labor que desempeña en su trabajo, es menos probable que se ausente en repetidas ocasiones, por eso, el ausentismo se puede evitar cuando:

  • Los empleadores garantizan condiciones adecuadas de trabajo, que cada persona, en este caso el oficial de obra, cuente con lo que necesita para cumplir sin problema con sus labores.

  • Hay una organización óptima del trabajo que evita la sobrecarga en algunos trabajadores y ayuda a reducir al mínimo el estrés innecesario.
     
  • Cada persona hace lo que le gusta y en lo que está capacitado.
     
  • El liderazgo de los jefes o superiores permite a los trabajadores sentirse cómodos y expresar su personalidad sin sentirse cohibidos.
     
  • Hay una buena relación con el jefe y también, reconocimiento y cooperación con los demás compañeros.
     

Adicional a estas recomendaciones generales, en construcción es clave que los directores de obra, ingenieros o residentes de obra tengan conocimiento del personal con el que cuentan, que conozcan la condición sociocultural y familiar de los oficiales, dónde viven, cómo se transportan, entre otros aspectos para así establecer una relación más cercana con ellos y lograr que se sientan en confianza cuando necesiten pedir un permiso o manifestar alguna inconformidad.

Otras buenas prácticas son:

  • Propiciar un clima de cooperación entre los trabajadores, de tal manera que cuando se presente una situación que cause malestar o estrés, puedan expresarse sin problema y no recurran a la conducta indirecta, implícita y defensiva de ausentarse de su puesto de trabajo.

  • Invitar a los oficiales a algunos comités de obra, pues como son los que ejecutan las obras pueden tener una visión más clara y una opinión o recomendaciones para agilizar algunas actividades, evitar desperdicios en la obra u otro tema puntual. Esto los motiva y hace que se sientan escuchados y parte esencial tanto de la obra como de la empresa.
     
  • Motivarlos, una buena forma es ofrecerles bonificaciones o un reconocimiento por ser el oficial más eficiente, más comprometido, más amable, etc.
     

Implementar estas acciones en los proyectos servirá para prevenir la ausencia repetida de los oficiales, sin embargo, cuando la situación está desbordada es fundamental hacer un plan de intervención, para eso, la recomendación es asesorarse con los profesionales de la ARL para que ayuden a construir un plan adecuado y eficaz que conlleve a disminuir esa manifestación de insatisfacción y malestar en el trabajo.

“El ausentismo tiene dos efectos principales: por un lado, impacta negativamente la productividad y por otro, la capacidad de vivir una experiencia satisfactoria en el trabajo. Por eso, afecta tanto a empresas como a personas”, Johnny Orejuela.

Línea de Transparencia
   01 8000 522 021
Síguenos en: